Hoy quiero hablarte de autoestima

¿Consideras que vives y disfrutas de tu propia vida siendo tú misma?

A veces nuestra autoestima está de capa caída. Es normal, la vida son etapas y no siempre podemos estar en la cresta de la ola. Y está bien. Somos humanas y pasamos por fases. Y todas ellas tienen algo que enseñarnos.

¿Llevas un tiempo con la energía baja, poca motivación y una valoración pobre de ti misma? Te traigo unas ideas para volver a empoderarte, conectar con tu auténtico yo y ser la mujer imperfecta pero extraordinaria que disfruta de su vida e inspira a los demás.

 

¿Cómo empoderarte y ser la mujer que quieres ser?

Olvida la perfección

¿Eres una perfeccionista crónica? Este consejo es para ti. El primer paso para gustarte es aceptarte, con tus fortalezas y con tus debilidades. Conócete, acepta que no eres perfecta (porque la perfección no existe y ¡eso es lo que te hace humana!) y céntrate en ser feliz.

La felicidad nos sienta bien y empezando por ahí ¡mejora nuestra autoestima! Disfruta de las cosas bonitas de tu día a día y comenzarás a tener una mejor imagen de ti misma.

Abraza tu edad

¿Sabías que lo habitual es que con los años ganemos confianza en nosotras mismas? Eso juega a tu favor. Con los años te mirarás en el espejo y te sentirás a gusto en tu piel y con tu verdadero yo. Todas las edades tienen una belleza especial. Mírate y conecta con la tuya. La confianza en ti te hará irresistible.

Aprecia tu cuerpo

Olvídate de la idea tan tóxica e insana de obsesionarte con tener un cuerpo que no es el tuyo. Perderás energía, ánimo y la posibilidad de encontrar la belleza que reside en ti. Piensa en los beneficios de ser como eres, céntrate en tus características y juega a partir de ellas para sentirte orgullosa.

Sigue tu propio estilo

No tengas miedo de desmarcarte de la multitud. Conecta con el estilo que te hace sentir auténtica y a gusto en tu piel, y disfruta de lucir a tu manera todo lo que te pongas. El estilo es una forma de sacar partido a tus cualidades, de sentirte conectada con tu verdadera esencia y de mostrarte al mundo con autenticidad.

No te rindas

A veces cuesta ver los resultados de tanto trabajo. No olvides que la naturaleza tiene sus ritmos y que, para recoger lo cosechado, primero hay que sembrar con mimo y paciencia. Si estás sembrando amapolas, recogerás amapolas. Trabaja la perseverancia, la confianza en ti y trata de recuperar la motivación cuando flaqueen las fuerzas. Los resultados llegarán cuando sea el momento perfecto.

Sé fuerte y positiva

A lo largo de tu vida se te presentarán ocasiones en las que deberás mantenerte fuerte y positiva. Es difícil, pero si tratas de convertir la energía negativa en positiva, la fuerza irá llegando por sí misma. A veces es cuestión de decidirlo internamente, aunque las condiciones externas no acompañen. En tu interior se encuentra una fuerza invencible y puedes acceder a ella siempre que lo necesites.

Sé tu propia jefa

Una de las maneras más satisfactorias de sentir que lideras tu vida es trabajar para ti, tener tu propio negocio. Siendo tu propia jefa podrás disfrutar del estilo de vida que va más contigo y que siempre has deseado.

¿Te apetece intentarlo?

Mira cómo puedes unirte a mi equipo y crear un negocio a tu medida en el sector de la belleza y las ventas, sin inversión inicial y que podrás gestionar a tu ritmo.

Espero que estas ideas te hayan recordado que puedes ser la mujer que decidas ser, liderar tu vida e inspirar con tu ejemplo a otras mujeres. ¡Cuando nos empoderamos conseguimos cosas increíbles!

Un abrazo,

Lidia.